Finisterre 2015, pudiendo ser y no

Ya regresamos de nuestra salida de pesca al fin de la tierra. A la que por cierto, no pudimos llegar por los errores de las predicciones.

Salimos el 3 de Julio, 4 barcos desde Baiona a Muros, con 9 pescadores a bordo para realizar una travesía de unas 38 Millas aproximadamente.

La idea inicial, basándose en las predicciones, era salir sobre las 9 de la mañana y subir cada uno a su ritmo parándose a pescar donde quisiéramos, para estar en Muros antes de las 18H dado que era la hora límite para coger la gasolinera abierta, pues cierra durante todo el fin de semana.

Y así fue, desayunamos en Baiona y zarpamos rumbo norte, con la ilusión de pasar unos días de pesca agradables con unos amigos y ese cierto halo de aventura que conlleva una travesía de este tipo con nuestras embarcaciones.

Subiendo fuimos nosotros los primeros en tocar escama, una lubina de 1,5Kg, era en el primer sitio en el que paramos y esto nos hizo suponer que podrían ser unos buenos días de pesca.

Seguimos al norte y ya hacia las 14h tal como se preveía comenzó a sopla viento y teníamos olas de unos 2mts, poco a poco fuimos entrando en la Ría de Muros y por la emisora Larri nos hizo saber que ya teníamos cena, habían pescado una lubina de unos 5Kg.
LubinaNevera

Nosotros al pasar por el faro de la entrada a Muro enganchamos un bicho que creíamos que sería un ejemplar soberbio pero después de una bonita pelea resulto ser una salpa de unos 2,5kg que habíamos clavado por el rabo, decepcionados entramos en puerto.

Las otras dos embarcaciones ni se estrenaron, pero mañana será otro día, además la predicción era perfectas y cada uno hacía sus cábalas de a dónde ir.

Cenamos la lubina de Larri y Julio planeando donde subiríamos al día siguiente, que el mar estaría calmado con olas de 1mt y vientos de 3 a 4 nudos. Después de una buena cena y sus correspondientes digestivos en los pubs de Muros, a dormir.
AlaSal

Salimos de Muros a las 9:30H con intención de subir a la ensenada que esta al este de Finisterre, pero cuando embocamos la salida de la ría, había olas de entre 3 y 4 mts que hacían imposible salir, al menos con nuestras embarcaciones, decepcionados avisamos por la emisora al resto de los barcos para que se buscasen otras zonas al resguardo de semejante oleaje.

Nosotros permanecimos en la orilla de muros y los demás fueron a la orilla contraria, allí Paco y Javi sacaron un listado y una lubina de pequeño porte y Jimy y Suso que fueron los únicos que aguantaron allí todo el día 5 lubinas, 1 de casi 5Kg y el resto rondando el Kilo.

Salvo ellos que tuvieron la paciencia de estar allí todo el día, pasada tras pasada quitando las algas que cubrían los artificiales, lo demás nos fuimos a comer a Muros aburridos y desanimados por no poder subir a los sitios que llevamos un año soñando llegar.
Jimy

En la cena planificamos el regreso, esperando que esta vez la previsión no fallase, teníamos una ventana de buen mar y sin viento desde la 8H hasta las 14H. La idea al igual que la subida era ir tirando al sur parando a pescar en donde nos tuviese buena pinta.

A las 14H ya en las Cíes el viento empezó a arreciar, también las olas y las algas cegaban nuestras muestras, nosotros tras unas pasadas infructuosas, dimos por finalizada la salida regresando a puerto, Jimy y Suso continuaron intentándolo y regresaron cerca de las 19H con mucho mas viento y mucho más mar pero con el mismo resultado de los demás.

La pesca no fue muy abundantes pues se sacaron 8 lubinas, 1 listado, 1 salpa, todo pesaría entre 19 y 20kg en tres días de pesca 4 barcos, teniendo en cuenta que 2 lubinas hacían unos 10Kg.

Al margen de la pesca lo pasamos bien y reímos bastante, gracias a:

  • Paco y Javier en el Espada I
  • Larri y Julio en el Arual
  • Jimy y Suso en el Lucas V
  • Yo, Fernando y Luis en el Pinta Roja

Deja un comentario