Archivo de la categoría: General

Pesca en general

Salvar a los peces de la descompresión

Existen unas agujas específicas para ayudar a los peces que han sufrido una descompresión brusca a que aumenten sus posibilidades de sobrevivir.

Los métodos para utilizar estas agujas son 2:

  •  Método 1
     

    • Sostener el pescado por su mandíbula inferior.
    • Mirando hacia dentro de la boca localizar dos muelas por lo general rosas por encima de la garganta.
    • Manteniendo lo paralelo a la línea lateral del pez, inserte la punta suavemente entre las muelas hasta que escuche un silbido alrededor de medio minuto esto es la vejiga de aire desinflándose.
    • Sostener el pescado entero y meterlo bajo el agua, lo que le permitirá ver el aire que se libera en forma de burbujas. No apriete el pez. Permitir que se iguale por sí mismo hasta que las burbujas de aire dejen de salir.
    • Sacar la aguja y liberar al pez.
  • Método 2
     

    • Coloque el pescado sobre una superficie estable, fresca y húmeda.
    • Localice la aleta pectoral del pez, la aleta lateral. Dejar el pescado plano en su posición natural contra el lado. Localice la punta de la aleta más cercana a la cola. Desde este punto, contar 3 ó 4 escamas hacia la cola. Esto será 5 a 7 escamas debajo de la línea lateral del pez.
    • Sosteniendo lo curvado en un ángulo de 45 grados inserte la punta suavemente debajo de la escama, apuntando hacia la cabeza del pez, hasta que escuche un sonido silbante. Esto es la vejiga de aire desinflando, mantener medio minuto.
    • Sostener el pescado entero y meterlo bajo el agua, lo que le permitirá ver el aire que se libera en forma de burbujas. No apriete el pez. Permitir que se iguale por sí mismo hasta que las burbujas de aire dejen de salir.
    • Sacar la aguja y liberar al pez.

Os dejo fotos de donde se debe pinchar para sacar el aire de la vejiga del pez.

Método 1
Método 2

Taller sobre Pesca Recreativa en el Litoral Atlántico Ibérico

Este fin de semana he asistido al Taller sobre Pesca Recreativa en el Litoral Atlántico Ibérico, al cual he asistido en calidad de pescador recreativo desde embarcación, en el taller había también representantes de la administración, universidades españolas y portuguesas, onges, federaciones deportivas, cofradías, pescadores recreativos desde tierra, pescadores subacuáticos y pescadores profesionales.  

El objetivo de este taller básicamente consistía en la concienciación de la importancia y la fuerza que tiene la pesca recreativa y lo poco que se nos tiene en cuenta a la hora de tomar decisiones y porque.

En las ponencias se habló de la parte científico-biológica, económica y de gestión relacionada con nuestra actividad. Lo que sorprendía era en general la falta de información que hay en cada uno de estos aspectos, las estadísticas que se nos presentan están basadas en estimaciones erróneas de número de licencias, días de pesca, cantidad de pescado extraído y especies.

Teniendo en cuenta que hay miles de licencias que se sacan y no salen ni un solo día de pesca, que dependiendo de las zonas, la climatología no deja salir durante meses y que no estamos obligados a facilitar ningún tipo de información, todo lo que se puede estudiar es en base a estimaciones más o menos acertadas (de hecho había cifras distintas sobre el mismo tema).

La falta de unión entre los pescadores recreativos hace que para la administración sea muy fácil ningunearlos, ya que con cuatro protestas aisladas han resuelto el problema, que en casi todas las ocasiones acaba con la prohibición de lo que sea. Es más sencillo prohibir que legislar o tomar medidas meditadas y sensatas, sobre todo cuando la otra parte no está ni presente.

La falta de información de que pescamos, cuantas veces vamos, especies que extraemos, sería de mucha importancia para poder evaluar el impacto real que ejercemos en el sector pesquero (y no el que dicen los profesionales que hacemos). Muchos piensan, “total la mayoría vamos a mentir al facilitar datos”, pensar que esto puede ser un arma de doble filo porque en función de las conclusiones sacadas te permitirán hacer unas cosas u otras, y partiendo de unos datos falsos puedes llegar a peores resultados finales.

En Galicia hay aproximadamente 60.000 pescadores, entre tierra, embarcación y subacuático, que gastan aproximadamente, los de tierra unos 2000€ anuales y 4000€ los de embarcaciones y submarinistas, con estos datos (que no dejan de ser estimativos) pensar cual es el potencial económico que movemos, al margen ya de otros sectores ligados como pueda ser el turismos, restauración…

La gestión que tenemos va ligada a los tipos de licencias y hemos visto que aquí solo tenemos de 3 tipos de licencia, tierra, a flote y submarina, mientras que en otras autonomías existen y ya  están aprobadas por ley las de embarcación, que facilitarían un censo real de embarcaciones que salen a pescar frente a las demás. O como en Portugal que se pueden sacar licencias por un día con el móvil para pescadores ocasionales…

En este último apartado no existieron demasiadas discrepancias, salvo cuantos tipos de licencias tendrían que existir (incluyendo una para profesionales jubilados), que las administraciones unificasen precios entre autonomías, los precios de estas licencias, que habría que estudiar el tema de la seguridad, dado que va en aumento el número de víctimas mortales en la pesca desde tierra.

Mi conclusión es que solo uniéndonos los pescadores recreativos podremos conseguir que no nos limiten de una manera drástica nuestra actividad y que estemos en las mesas donde se toman decisiones y no sean los demás los que decidan por nosotros.