Ayer 13 a 0

No hay mejor recompensa a una salida de pesca, que pescar y arrasar con tu compañero, amigos si, pero la competitividad en nuestra afición es manifiesta.

Ayer salí con un buen amigo del cual no pienso decir nombre para que la humillación no sea tan manifiesta, llegamos al pesquero sobre las 12:30H, la marea empezaría a subir en 15 minutos con el mar como un plato.

Ya habíamos preparado los aparejos en el puerto con lo cual solo nos quedaba lanzar y comenzar la pesca, nuestra intención era sacar unas sepias o como llaman por esta zona chocos.

El viento era nulo lo que hacía difícil las captura pues la deriva era inexistente, pero al pescar con cañas siempre puedes lanzar y recoger creando así el movimiento necesario para que se mueva el artificial y provocar la picada.

No se hicieron mucho de esperar las primeras picadas, pero se soltaban al poco de comenzar a subirlas, lo primero que salió fue un calamar de buen tamaño, la marea ya había comenzado a subir y una ligera brisa movía ya el barco facilitando la acción de pesca.

Poco a poco fueron subiendo mis chocos y digo mis chocos pues mi compañero se fue igual que vino, a cero. Picaron multitud de sepias pero se soltaban antes de llegar a la superficie, se nos fueron más piezas que las llevábamos a bordo.

El resultado final fue 12 chocos y 1 calamar yo, mientras que mi compañero ni se estrenó, y como siempre hay que echarle la culpa a algo decidimos que debían ser las poteras que mientras que las mías eran de marcas reconocidas las suya eran de los chinos.

En fin Paco que otro día será.  :-))))))))

Deja un comentario