Al que madruga Dios le ayuda, aúnque sea a las 11 de la mañana

Ayer mi hijo y yo decidimos madrugar para intentar sacar alguna lubina a spinning ya que este verano el calor está pegando aquí más de lo normal y cada vez que sube el sol las picadas descienden notablemente.

Llegamos al pesquero a las 7:45 y ya el sol empezaba a calentar, a los 2 o 3 lances ya teníamos la primera pieza una lubina de 40 cm, seguimos intentándolo lance tras lance y nada solo salían de vez en cuando alguna pequeña que era devuelta al mar.

Marea subiendo y ya cerca de las 10:00 decidimos ir yendo a puerto parando en todos los bajos que encontrásemos en el camino, por aquello de por si acaso. Ya en el primero nada más llegar otra de 40 cm, bueno por lo menos ya nos da para la comida.

Bajo tras bajo hasta que en uno de ellos ya a las 11:00 de la mañana siento una fuerte picada y que me lleva el señuelo hasta el fondo, le dije a mi hijo que sacase la sacadera porque aquello tenia buena pinta, al llevar aparejos ligeros el disfrute es total, la caña se comba, el carrete silva con la salida de hilo en cada tirón y el pescador en este caso yo, la goza hasta el infinito.

10 minutos después vemos en la superficie semejante animal, con aquel cabezón, la boca abierta y toda la espina dorsal erizada, Luis mi hijo le mete la sacadera y ya la tenemos abordo, espectacular, no hay otra palabra que defina semejante captura y con semejante equipo.

Después de las felicitaciones, fotos y cervecita para celebrarlo, no habían pasado ni 10 minutos y Luis engancha otra que también parece buena, tirones salida de hilo en cada embestida, nada confirmado otra buena, después del tira y afloja sale otro bicho de 4 kg, no dábamos crédito a lo que nos había pasado.

Recogimos pusimos rumbo al puerto donde ya hicimos mejores fotos y observamos las captura detenidamente.

Os dejo foto de Luis con las dos piezas.

Lubina de 4 y 8 Kg
Lubina de 4 y 8 Kg