Archivos de la categoría Diario de pesca

Días que salimos a pescar

Pocas pero buenas

Este sábado salimos en el barco de Jimy, un amigo que está interesado en la pesca con vinilo. Salimos a las 8:30H con la intención de intentar sacar alguna pieza, por lo menos para que viese como es la sensación de sentir una picada cuando se trabaja con material ligero.

Pusimos rumbo a Cíes y fuimos probando en todos los bajos limítrofes al parque, hacia demasiado viento y derivábamos muy rápido, con lo cual a veces había que estar al timón para mantenerse más tiempo sobre el bajo.

Lance tras lance y nada ni picada, hasta que sobre las 10:30H tuve una buena picada con la correspondiente salida de hilo del carrete, con los característicos silbidos del freno, algo bueno había al otro extremos de la línea, Jimy cogió la sacadera y unos minutos después teníamos a bordo una bonita lubina de 4,3 Kg.

Todos volvimos con más ganas a varear como aquí lo llaman pero los bichos no estaban por la labor y esta fue la única pieza del día.

Unos le echan la culpa a la luna llena, otros a la marea, otros a la temperatura del agua, otros a la cantidad de patelo (cangrejos) que hay nadando a medias aguas….

El caso es que sales y si pescas una o dos piezas te puedes dar por satisfecho y si además son del porte de la del sábado mejor.

Con esa lubina haremos una comida de pescadores para seguir como siempre elucubrando si es mejor esto o lo otro o lo de más allá o a más profundidad o a menos o …

Os dejo la foto que le hice a mi hijo con la única captura del día.

Lubina de 4,3 Kg
Lubina de 4,3 Kg

Al que madruga Dios le ayuda, aúnque sea a las 11 de la mañana

Ayer mi hijo y yo decidimos madrugar para intentar sacar alguna lubina a spinning ya que este verano el calor está pegando aquí más de lo normal y cada vez que sube el sol las picadas descienden notablemente.

Llegamos al pesquero a las 7:45 y ya el sol empezaba a calentar, a los 2 o 3 lances ya teníamos la primera pieza una lubina de 40 cm, seguimos intentándolo lance tras lance y nada solo salían de vez en cuando alguna pequeña que era devuelta al mar.

Marea subiendo y ya cerca de las 10:00 decidimos ir yendo a puerto parando en todos los bajos que encontrásemos en el camino, por aquello de por si acaso. Ya en el primero nada más llegar otra de 40 cm, bueno por lo menos ya nos da para la comida.

Bajo tras bajo hasta que en uno de ellos ya a las 11:00 de la mañana siento una fuerte picada y que me lleva el señuelo hasta el fondo, le dije a mi hijo que sacase la sacadera porque aquello tenia buena pinta, al llevar aparejos ligeros el disfrute es total, la caña se comba, el carrete silva con la salida de hilo en cada tirón y el pescador en este caso yo, la goza hasta el infinito.

10 minutos después vemos en la superficie semejante animal, con aquel cabezón, la boca abierta y toda la espina dorsal erizada, Luis mi hijo le mete la sacadera y ya la tenemos abordo, espectacular, no hay otra palabra que defina semejante captura y con semejante equipo.

Después de las felicitaciones, fotos y cervecita para celebrarlo, no habían pasado ni 10 minutos y Luis engancha otra que también parece buena, tirones salida de hilo en cada embestida, nada confirmado otra buena, después del tira y afloja sale otro bicho de 4 kg, no dábamos crédito a lo que nos había pasado.

Recogimos pusimos rumbo al puerto donde ya hicimos mejores fotos y observamos las captura detenidamente.

Os dejo foto de Luis con las dos piezas.

Lubina de 4 y 8 Kg
Lubina de 4 y 8 Kg

Pescando en Finisterre 2016

Buen mar, buen clima, buen ambiente y mala pesca, este podría ser el resumen de la salida a Finisterre de 4 días de pescando.

Al final solo subimos 2 barcos porque uno de nuestros compañeros se lesiono el día anterior a la salida rompiéndose 3 costillas, imposibilitando que viniese.

El primer día, quedamos a las 8H de la mañana con la idea de salir temprano para ir parando a pescar en los lugares que a cada uno nos pareciesen apropiados para sacar alguna pieza. La niebla hizo que no pudiéramos salir hasta las 11H, y tal como subíamos intentábamos sacar alguna, para ser los primeros en estrenarnos pero nada de nada, solo se atrevían a picarnos las caballas que aunque de buena talla no era lo que buscábamos.

Ya por la tarde con un viento de más de 20 nudos, cansados de lanzar con los vinilos y de dar pasadas a  curricán fuimos a puerto derrotados con la sensación de que no era normal en tantas horas, 2 barcos y no haber sacado nada.

Muros nuestro destino, en el norte estaba animado por una fiesta tipo medieval que daba vida a todo el pueblo y lo hacía si cabe aún más agradable.

El segundo día, nosotros decidimos subir hasta las Lobeiras que son unos islotes de piedras que están en la ensenada de Finisterre, paramos antes de llegar en todas las piedras que vimos y nos parecieron apropiadas para capturar alguna lubina, nada de nada, el día fue pasando y el viento subiendo hasta que se puso como el día anterior. Marcamos rumbo al puerto y listo, segundo día sin picadas.

El tercer día, madrugamos, estaba nublado, subimos a pescar en las mismas zonas de los días anteriores pero algo había cambiado  hoy picaban, no eran grandes piezas pero estaban permanentemente picando, Larri mi compañero saco 2 lubinas y 1 pinto mientras que yo  saque 6 lubinas y 1 jurel mayor que las lubinas.

Devolvimos un montón de piezas, por ser pequeñas, por ser caballas o por ser agujas. Pero hoy al menos nos divertimos y volvimos a puerto para darnos un homenaje como dice mi amigo Larri. (Marisco, Pescadito, Vino, Café y Copas)

Ultimo día, bajamos y aunque lo intentamos en varios sitios no era fácil, los pesqueros y las olas de mar de fondo de 3 mts no nos lo ponían fácil y sabíamos que por la tarde volvería el viento.

Decidimos tirar hasta  Cíes en donde lo intentaríamos, comeríamos y daríamos por finalizada la excursión. En Cíes saque otra lubina y otro pinto mientras que Larri sacó otro jurel, también entraron piezas pequeñas que fueron devueltas al mar.

El resumen es de pocas piezas para 2 barcos en 4 días (9 lubinas, 2 pintos y 2 jureles) pero como siempre lo importante es participar y eso si que lo sabemos hacer bien participamos a fondo y lo pasamos francamente bien.

El próximo año más.