Usuarios Online

ES IMPORTANTE VER EL VÍDEO. Lo que tienen las Palometas ¿es Anisakis u otra cosa?

Nieves Casado Escribano
Profesora Titular de Parasitología
Dpto. Biomedicina y Biotecnología.
Edificio de la Facultad de Farmacia
Universidad de Alcalá.
28871 Alcalá de Henares
(Madrid). España

Os envío un enlace donde podréis ver la nueva peli que he hecho sobre Anisakis y los conocidos como” nervios de la palometa” con el fin de aclarar este tema, que parece que todavía muchas personas desconocen, a juzgar por el creciente número de casos que se sigue detectando.
Esta vez no lo he hecho en la Universidad sino con una productora profesional. Hemos intentado que el video fuese lo más divulgativo posible para que cualquier persona pueda, al ver cómo son ambos parásitos, identificarlos en el pescado que lleva a casa y lo más interesante, que conozcan las medidas que se deben utilizar para evitar contagiarse con Anisakis.
No sé todavía si le interesará a “alguien en puestos de responsabilidad” (me gustaría intentar contactar con alguien del Ministerio de Sanidad, o relacionado con la Alimentación, o la OCU o quién sabe), pero según me ha comentado el productor, parece ser que actualmente en el mundo de la comunicación todo se mide y tiene importancia en la medida de que el video tenga un número alto de visitas, por eso os pido vuestra colaboración.
……
Si creéis que este tema le puede interesar a algún familiar o amigo y queréis divulgarlo podéis hacerlo pues si con ello conseguimos que se eviten nuevas parasitaciones por Anisakis, mi objetivo se habrá conseguido.
Muchas gracias a todos por vuestra colaboración.

Anisakis y otros parasitos del pescado from Javier Lorenzo on Vimeo.

Vídeo mi primer Martillo en La Graciosa

Tres días de pesca en La Graciosa

Tras un pesado viaje que nos obligaría a dormir en Madrid, tanto a la ida como a la vuelta,  llegamos a Lanzarote, desde allí todavía nos quedaba coger el taxi a Orzola y el ferry a La Graciosa, habíamos salido de Vigo a las 20:30 H del sábado para llegar al destino a las 17:00 H del domingo.

Allí nos esperaba Manolo para organizar alojamiento, intendencia para estos días y jornadas de pesca, este año ya saldríamos a pescar en su barco.

La hora de salida era siempre la misma a las 7:00 H en el puerto ya listos para pescar.

El primer y segundo día lo dedicamos a la pesca de especies de fondo, pargos, samas, cabrillas…  hicimos curricán en busca de los rayados, como los llaman allí, para usarlos como cebo el tercer día en la pesca del tiburón.

Los rayados se hicieron de rogar solo cogimos uno y a base de insistir sacamos varias melvas que para cebo valdrían exactamente igual.

La pesca de especies de fondo se hizo divertida, sacando en casi todas las marcas pescado, aunque ninguno de talla reseñable, pero el rato que fuimos a curricán se hizo largo y pesado, mar agitada y apenas había picadas.

Ya el tercer día pusimos rumbo a Alegranza al norte de La Graciosa, y de camino sacamos un dorado de talla media, continuamos a curri hasta que Manolo avisto el primer tiburón. Rápidamente quitamos las cañas de curri, pusimos una de 50lbs con acero en el bajo y uno de los túnido que reservamos para este menester.

Largamos unos 30mts y a pasear el atuncillo chorreando sangre por la zona, el primero no se hizo de rogar, pero al acercarse al cebo se debió oler lo que le iba a pasar y paso de largo, poco después vino un peto que tras seguir al cebo también decidió marcharse.

Pues nada más paseos con el atún, hasta que al cabo de un buen rato, vemos una aleta y la punta de la cola de un tiburón martillo que viene desde lejos pero como un obús a comerse el cebo, le damos unas maniveladas al carrete para ponerlo más cerca del barco, unos 20mts y allí aquel pedazo de bicho se come nuestro cebo y no logramos clavarlo.

Otro atún para el agua y a repetir la maniobra, cuando el tiburón coge el cebo se le deja comer un poco se cierra el carrete y se clava con un potente tirón de los motores del barco.

No tardaron mucho, otro bicho que viene a toda máquina al rastro que dejaba nuestro cebo, este es grande y lo clavamos, pero el tiburón sube a la superficie y empieza a pegar coletazos y tirones consiguiendo romper el hilo de acero del bajo.

Mala suerte, pero como Manolo le había prometido a mi hijo que cogeríamos un tiburón, había que seguir intentándolo, otro bajo, otro atún y a seguir esparciendo el olor a sangre de túnido por la zona.

Tras cuatro intentos fallidos llego el definitivo, teníamos enganchado un martillo a nuestra caña y no estaba dispuesto a dejarse coger fácilmente, el primero en coger la caña fue mi hijo que con el primer tirón casi se nos va al mar, con la ayuda de Matías el marinero que llevábamos y de Manolo llevando el barco hacia donde se encontraba el tiburón consiguió recuperar parte del hilo que sacaba sin parar del carrete, agotado y ya con dolor de espalda, decide pasarme a mí el relevo, al extremo de la línea había un animal que con cada coletazo demostraba la potencia que todavía le quedaba, llego un momento en el que ni él me sacaba hilo, ni yo era capaz de recuperar ni un metro. Parecía que se había quedado clavado cerca del barco pero lo suficientemente abajo como para no verlo.

Al final y después de muchos tira y afloja, con los brazos reventados de soportar semejantes tirones, subió a la superficie y ya lo pudimos ver al costado del barco, donde se liberó para que otro día, pueda dar otra batalla a otros pescadores que espero la disfruten tanto como nosotros.

Os dejo fotos de las 2 neveras de los primero días y del tiburón.

Cuando tenga un poco de tiempo montaré el vídeo y lo colgaré.

1º día

1º día

2º día

2º día

Tiburón Martillo aprox. 120kg

Tiburón Martillo aprox. 120kg

Nuestras Capturas

Follow Me on Pinterest